¿Cuándo es necesario un fonoaudiólogo?

La disciplina fonoaudiológica se inició en la Universidad de Chile en la década del 70‘. El fonoaudiólogo puede desempeñarse en diversos contextos con distintas estrategias de atención como la hospitalaria del modelo biomédico y rehabilitación basada en la comunidad (RBC) del modelo biopsicosocial en los Centros Comunitarios de Rehabilitación (CCR). La idea es proporcionar bienestar a nivel comunicativo a lo largo del ciclo vital de quien lo necesita, brindando una atención asistencialista y actualmente aspirando a una atención mayoritariamente preventiva.

En nuestro país ha cambiado la visión de un sujeto con discapacidad, su rol en la sociedad y la rehabilitación, gracias a las transformaciones sociales. Para dar respuestas a las mismas, en Chile se llevó a cabo la reforma en salud, la cual propone un modelo de rehabilitación integral basado en la comunidad.

Es así como surgen los centros de rehabilitación en los cuales participan diferentes profesionales como terapeutas ocupacionales, kinesiólogos, psicólogos y fonoaudiólogos, quienes en conjunto entregan una atención integral y generan acciones efectivas que se inclinan a la real participación de la persona en su comunidad, utilizando para ello la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud (CIF) la cual constituye el marco conceptual de la OMS para una nueva comprensión del funcionamiento de los individuos.

El fonoaudiólogo es un profesional formado en áreas científico-humanistas y especializado en las habilidades de la comunicación humana, así como en la motricidad orofacial y deglución. Su papel principal es establecer las funciones de la comunicación humana o reestablecer las habilidades perdidas.

Prestaciones fonoaudiológicas:

  • Evaluación diagnóstica de habla, voz, lenguaje, deglución y audición.
  • Tratamiento
  • Rehabilitación
  • Tratamiento de estimulación
  • Programa de orientación para padres
  • Programa de orientación en aula

Metodología de trabajo:

  1. Evaluación fonoaudiológica.
  2. Elaboración de informe, programa terapéutico y presupuesto.
  3. Resolución de las dudas que dicho informe puede provocar en el paciente o su familia.
  4. Programación de las sesiones de intervención, adecuando el horario de las mismas al paciente.
  5. Programa terapéutico de desarrollo en el hogar con supervisión profesional.
  6. Evaluaciones de control.
  7. Alta del paciente.

Las dificultades más comunes, que requieren fonoaudiólogo son: retraso simple del lenguaje, trastorno específico del lenguaje, afasia, disfonía, dislalia, hipoacusia, respiración bucal, deglución atípica y disfagia.

Existen patologías que están cubiertas por el GES (AUGE) dentro de las que se incluyen prestaciones fonoadiológicas: disrafias espinales, fisura labiopalatina, accidente cerebro vascular, hemorragia subaracoidea, tumores primarios de SNC, traumatismo cráneo encefálico, hipoacusia en mayores de 65 años, displasia broncopulmonar del prematuro, hipoacusia prematuro, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple y la hipoacusia menores de 2 años.

Fuentes Bibliográficas:

  1. Revista Chilena de Fonoaudiología * ISSN 0719-4692 * Volumen 14, 2015
  2. Med Clin (Barc). 2006;126(12):461-6

Danissa Klagges
Fonoaudióloga
Magíster Epidemiología Clínica.
Diplomado en Trastornos de la Deglución, Habla,
Lenguaje y neurorehabilitación en adultos.



WhatsApp Escríbenos en WhatsApp